Medical Services Patients & Visitors Health Information For Medical Professionals Quality About Us
Text Size:  -   +  |  Print Page  |  Email Page

Tumor cerebral en niños

Definición

Un tumor cerebral es un grupo (masa) de células anormales que empieza en el cerebro.

Este artículo se enfoca en los tumores cerebrales primarios en los niños.

Nombres alternativos

Ependimoma en niños; Glioblastoma multiforme en niños; Glioma en niños; Glioma del tronco encefálico - niños; Astrocitoma en niños; Meduloblastoma en niños; Tumores de células germinales; Neuroglioma en niños; Oligodendroglioma en niños; Tumores en el plexo coroideo - niños; Glioma óptico - niños; PNET - niños; Craneofaringioma - niños; ATRT - niños; Tumor cerebral cancerígeno primario (niños)

Causas

La causa de los tumores cerebrales primarios se desconoce. Tumor cerebral primario significa que el tumor comenzó en el cerebro. Los tumores cerebrales primarios pueden ser:

  • No cancerosos (benignos)
  • Invasivos (diseminarse a áreas cercanas)
  • Cancerosos (malignos)

Los tumores cerebrales se clasifican con base en:

  • La ubicación (sitio) exacta del tumor.
  • El tipo de tejido comprometido.
  • Si son o no cancerosos.

Los tumores cerebrales pueden destruir directamente células del cerebro y también pueden provocar daño indirecto a las células ya que empujan otras partes del cerebro. Esto lleva a que se presente hinchazón e incremento de la presión intracraneal.

Los tumores pueden presentarse a cualquier edad, pero muchos son más comunes a cierta edad. En general, los tumores cerebrales en los niños son muy raros.

TIPOS COMUNES DE TUMORES

Los astrocitomas generalmente son quistes no cancerosos, de crecimiento lento y se presentan más comúnmente en niños en edades de 5 a 8 años. También llamados gliomas de crecimiento lento, estos son los tumores cerebrales más comunes en los niños.

Los meduloblastomas son el tipo más común de tumor cerebral maligno (canceroso) en la infancia. La mayoría ocurre antes de la edad de 10 años.  

Los ependimomas son un tipo de tumor cerebral de la niñez que puede ser benigno (no canceroso) o maligno (canceroso).  La ubicación y el tipo de ependimoma determinan el tipo de terapia necesaria para controlar el tumor.

Los gliomas del tronco del encéfalo son tumores muy raros que ocurren casi exclusivamente en niños. La edad promedio en la cual aparecen es aproximadamente a los 6 años. El tumor puede crecer hasta alcanzar gran tamaño antes de provocar síntomas.

Síntomas

Es posible que los síntomas no se noten en un principio y sólo empeoran de manera gradual o pueden ocurrir muy rápidamente.

Los dolores de cabeza probablemente son el síntoma más común, pero sólo en muy raras ocasiones en realidad los niños con dolores de cabeza tienen un tumor. Los patrones de dolores de cabeza que pueden ocurrir con los tumores cerebrales abarcan:

  • Dolores de cabeza que empeoran al despertarse por la mañana y luego desaparecen al cabo de unas horas.
  • Dolores de cabeza que empeoran al toser o hacer ejercicio o con un cambio en la posición del cuerpo.
  • Dolores de cabeza que ocurren al dormir y con al menos otro síntoma como vómitos o confusión.
  • Visión doble, debilidad o entumecimiento.

Algunas veces, los únicos síntomas de tumores cerebrales son cambios mentales que pueden abarcar:

  • Cambios en la personalidad y el comportamiento.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Aumento del sueño.
  • Pérdida de memoria.
  • Problemas con el razonamiento.

Otros posibles síntomas son:

  • Pérdida gradual del movimiento o la sensibilidad en un brazo o pierna.
  • Hipoacusia con o sin vértigo.
  • Dificultad en el habla.
  • Problema de visión inesperado (sobre todo si ocurre con un dolor de cabeza), incluso pérdida de la visión (por lo regular de la visión periférica) en uno o ambos ojos, o visión doble.
  • Problemas con el equilibrio.
  • Debilidad o entumecimiento.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Los bebés pueden tener los siguientes signos físicos:

Los siguientes exámenes se pueden utilizar para detectar un tumor cerebral e identificar su localización:

Tratamiento

El tratamiento depende del tamaño, tipo de tumor y de la salud general del niño. Los objetivos del tratamiento pueden ser curar la enfermedad, aliviar los síntomas y mejorar la función cerebral o el bienestar del niño.

Se requiere la cirugía para la mayoría de los tumores cerebrales primarios y algunos se pueden extirpar totalmente. En los casos en los que no se pueda extirpar el tumor, la cirugía aun puede ayudar a reducir la presión y aliviar los síntomas. La radioterapia y la quimioterapia se pueden utilizar para ciertos tumores.

Los siguientes son tratamientos para los tipos específicos de tumores:

  • Astrocitoma: el tratamiento principal es la cirugía para extirpar el tumor. La quimioterapia y/o la radioterapia también pueden ser necesarios.
  • Gliomas del tronco del encéfalo: la cirugía a menudo no es posible debido a la localización del tumor en la parte profunda del cerebro. La radioterapia se usa para disminuir el tamaño del tumor y así prolongar la vida.
  • Ependimomas: el tratamiento puede comprender cirugía. La radioterapia y la quimioterapia pueden ser necesarios.
  • Meduloblastomas: la cirugía sola no cura este tipo de cáncer. La quimioterapia con o sin radioterapia a menudo se usa en combinación con cirugía.

Los medicamentos utilizados para tratar los tumores cerebrales primarios en los niños pueden ser:

  • Corticosteroides para reducir el edema cerebral.
  • Diuréticos para reducir el edema y la presión cerebral.
  • Anticonvulsivos para disminuir o prevenir las convulsiones.
  • Analgésicos.

Se pueden requerir medidas de bienestar y de seguridad, fisioterapia, terapia ocupacional y otras similares para mejorar la calidad de vida.

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo para el cáncer. Compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común puede ayudarles a usted y a su hijo a no sentirse solos.

Expectativas (pronóstico)

La evolución del niño en realidad depende de muchos factores, entre ellos el tipo exacto del tumor. En general, 3 de cada 4 niños sobreviven al menos 5 años después del diagnóstico.

Se pueden presentar problemas del sistema nervioso y el cerebro a largo plazo a raíz del tumor en sí o del tratamiento. Los niños pueden tener problemas con:

  • La atención
  • La concentración
  • La memoria

También pueden tener problemas para el procesamiento de información, la planificación, la intuición, la iniciativa o el deseo de hacer cosas.

Los niños menores de 7 años, y sobre todo los menores 3 años, parecen estar en mayor riesgo de padecer estas complicaciones.

Los padres deben asegurarse de que los niños reciban los servicios de apoyo en el hogar y en la escuela.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor de atención médica si un niño presenta dolores de cabeza que no desaparecen u otros síntomas de un tumor cerebral.

Acuda a la sala de emergencias si un niño presenta lo siguiente:

  • Debilidad física
  • Cambio en el comportamiento
  • Vómitos
  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza intenso de causa desconocida
  • Convulsión de causa desconocida
  • Cambios en la visión
  • Cambios en el habla

Referencias

Kuttesch JF Jr, Rush SA, Ater JL. Brain tumors in childhood. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW III, Schor NF, Behrman RE, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 491.

National Cancer Institute: PDQ Childhood Brain and Spinal Cord Tumors Treatment Overview. Bethesda, MdD: National Cancer Institute. Date last modified August 12, 2014. Available at: www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/childbrain/healthprofessional. Accessed February 27, 2015.

Wilne S, Koller K, Collier J, Kennedy C, Grundy R, Walker D. The diagnosis of brain tumours in children: a guideline to assist healthcare professionals in the assessment of children who may have a brain tumour. Arch Dis Child. 2010;95:534-539. PMID 20371594. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20371594


Actualizado: 12/2/2014
Versión en inglés revisada por: Luc Jasmin, MD, PhD, FRCS (C), FACS, Department of Neurosurgery at Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles CA; Department of Surgery at Ashland Community Hospital, Ashland OR; Department of Surgery Medford Providence Hospital, OR; Department of Anatomy at UCSF, San Francisco CA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com