Medical Services Patients & Visitors Health Information For Medical Professionals Quality About Us
Text Size:  -   +  |  Print Page  |  Email Page

Resonancia magnética del abdomen

Definición

Una resonancia magnética (RM) del abdomen es un examen imagenológico que utiliza imanes y ondas de radio potentes para crear imágenes del interior de la zona abdominal. No emplea radiación (rayos X).

Las imágenes por resonancia magnética solas se denominan cortes. Estas imágenes se pueden almacenar en una computadora o imprimir en una película. Un examen produce docenas o algunas veces cientos de imágenes.

Nombres alternativos

Resonancia magnética nuclear abdominal; Imágenes por resonancia magnética del abdomen; IRM del abdomen

Forma en que se realiza el examen

A usted le pueden solicitar que use una bata de hospital o prendas de vestir sin cremalleras o broches metálicos (como pantalones de sudadera y una camiseta). Ciertos tipos de metal pueden causar imágenes borrosas.

Usted se acostará sobre una mesa angosta. Esta mesa se desliza dentro de un tubo grande similar a un túnel.

Algunos exámenes requieren un tinte especial (medio de contraste). La mayoría de las veces, el tinte se administra a través de una vena (IV) en la mano o el antebrazo antes del examen. Este medio de contraste ayuda al radiólogo a observar ciertas zonas más claramente.

Durante la resonancia magnética, la persona que opera la máquina lo vigilará desde otro cuarto. El examen dura aproximadamente de 30 a 60 minutos, pero puede demorar más tiempo.

Preparación para el examen

A usted se le puede solicitar no comer ni beber nada durante un período de 4 a 6 horas antes del examen.

Si usted le teme a los espacios cerrados (sufre de claustrofobia), coméntele al médico. Le pueden dar un medicamento para ayudarlo a que le dé sueño y que esté menos ansioso. Su proveedor de atención médica puede recomendar también una resonancia magnética abierta, en la cual la máquina no está tan cerca de su cuerpo.

Antes del examen, coméntele al proveedor de atención si usted tiene:

  • Válvulas cardíacas artificiales.
  • Clips para aneurisma cerebral. 
  • Desfibrilador o marcapasos cardíaco.
  • Implantes en el oído interno (cocleares).
  • Nefropatía o diálisis (posiblemente no pueda recibir el medio de contraste).
  • Articulaciones artificiales recientemente puestas.
  • Ciertos tipos viejos de stents (endoprótesis) vasculares.
  • Ha trabajado con láminas de metal en el pasado (puede necesitar exámenes para verificar si tiene partículas de metal en los ojos).

Debido a que el equipo para la resonancia magnética contiene imanes potentes, no se permiten objetos de metal dentro de la sala donde está el escáner.

  • Artículos como joyas, relojes, tarjetas de crédito y audífonos pueden dañarse.
  • Lapiceros, navajas y anteojos pueden salir volando a través del cuarto. 
  • Los prendedores, los ganchos para el cabello, las cremalleras metálicas u otros artículos metálicos similares pueden distorsionar las imágenes.
  • Las prótesis dentales removibles se deben retirar justo antes del examen.

Lo que se siente durante el examen

Una resonancia magnética no causa dolor. Si usted tiene dificultad para permanecer quieto o está muy nervioso, se le puede dar un medicamento para relajarlo. El movimiento excesivo puede ocasionar errores e imágenes borrosas en la resonancia.

La mesa puede estar dura o fría, pero usted puede solicitar una frazada o una almohada. La máquina emite ruidos sordos o zumbidos fuertes al encenderse. Se pueden usar protectores de oídos con el fin de reducir el ruido.

Un intercomunicador en el cuarto le permite a usted hablar con alguien en cualquier momento. Asimismo, algunos equipos para resonancia magnética tienen televisores y audífonos especiales para ayudarle a pasar el tiempo.

No hay un período de recuperación, a menos que le hayan dado un medicamento para ayudarlo a relajarse. Después de una resonancia magnética, usted puede volver a la dieta, las actividades y los medicamentos normales.

Razones por las que se realiza el examen

Una resonancia magnética del abdomen proporciona imágenes detalladas del área ventral desde muchos planos. Con frecuencia, se utiliza para clarificar hallazgos de radiografías o tomografías computarizadas previas.

Este examen se puede utilizar para examinar:

  • Flujo sanguíneo en el abdomen
  • Vasos sanguíneos en el abdomen
  • La causa de hinchazón o dolor abdominal
  • La causa de resultados anormales en exámenes de sangre, como problemas renales o hepáticos
  • Ganglios linfáticos en el abdomen 
  • Masas en el hígado, los riñones, las glándulas suprarrenales, el páncreas o el bazo.

Una resonancia magnética puede diferenciar tumores de tejidos normales. Esto puede ayudarle al médico a conocer más acerca del tumor, como el tamaño, la gravedad y la propagación. Esto se denomina estadificación.

Una resonancia magnética evita los peligros de una angiografía, como demasiada exposición a la radiación y reacciones alérgicas al yodo. En algunos casos puede ofrecer mejor información sobre tumores en el abdomen que una tomografía computarizada.

Significado de los resultados anormales

Un resultado anormal puede deberse a:

Afecciones adicionales bajo las cuales el examen se puede realizar:

Riesgos

La resonancia magnética no usa radiación ionizante. No se ha informado de efectos secundarios a causa de los campos magnéticos y las ondas de radio.

El tipo de medio de contraste (tinte) utilizado más común es el gadolinio. El gadolinio es muy seguro. Rara vez ocurren reacciones alérgicas. Sin embargo, puede ser dañino para pacientes con problemas renales que necesiten diálisis. Si usted tiene problemas renales, coméntele al proveedor de atención antes del examen.

Los fuertes campos magnéticos que se crean durante una resonancia magnética pueden provocar que los marcapasos cardíacos y otros implantes no funcionen igual de bien. Los imanes también pueden provocar que una pieza de metal dentro del cuerpo se desplace o cambie de posición.

Referencias

Kim DH, Pickhard PJ. Diagnostic imaging procedures in gastroenterology. In: Goldman L, Schafter AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 135.

Wilkinson ID, Graves MJ. Magnetic resonance imaging. In: Adam A, Dixon AK, Gillard JH, et al. eds. Grainger & Allison's Diagnostic Radiology: A Textbook of Medical Imaging. 6th ed. New York, NY: Churchill Livingstone; 2014:chap 5.


Actualizado: 10/22/2014
Versión en inglés revisada por: Jason Levy, MD, Northside Radiology Associates, Atlanta, GA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com